divendres, 29 de juliol de 2011

Oasi: guarnint l'ànima

Y UNO APRENDE

Después de un tiempo
Uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma.
Y uno aprende
que el amor no significa recostarse
y una compañía no significa seguridad.
Y uno empieza a aprender...
que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas.
Y uno empieza a aceptar sus derrotas
con la cabeza alta y los ojos abiertos.
Y uno aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana
es demasiado inseguro para planes...
y los frutos tienen una forma de caerse en la mitad.
Y después de un tiempo
una aprende que, si es demasiado,
hasta el calorcito quema.
Así que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma,
en lugar de esperar que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar,
Que uno realmente es fuerte,
Que uno realmente vale,
Y uno aprende y aprende...
Y con cada adiós uno aprende.

Autor/a desconegut/a

1 comentari:

  1. El amor y la generosidad cobran un especial significado cuando van ligados al desapego. No hipotecar nunca el presente por un futuro incierto. Y, sobre todo, aprender a ser autónomos para aprender, es decir para decorar el alma.
    Éstas son las ideas/sentimientos que me sugiere este poema (que no es de Borges como dicen muchos), y que yo escribiría en la actividad por tí propuesta, si hubieras sido mi tutora -ya me habría gustado-.
    Alejandro

    ResponElimina